• Esther Menéndez

Utiliza la mente para fortalecer tu sistema inmune


Practica la Visualización para fortalecer el Sistema Inmune que encontrarás al final del artículo

El triángulo Mente-Emoción-Salud


En estos momentos todos estamos muy bien informados de las medidas de higiene y de protección de la salud que es necesario adoptar para frenar la expansión del COVID-19. También nos han contado que las emociones que nos generan malestar, como el miedo o la desesperanza, nos hacen más vulnerables fisiológicamente, afectando nuestra salud de diferentes maneras. Lo que no solemos tener tan claro es de qué manera podemos conseguir o mantener un estado emocional equilibrado, cuando el temor y la angustia se palpan en el ambiente. Nos dicen que es importante aumentar nuestras defensas para evitar el contagio. Nos llega información de alimentos y suplementos para mejorar el funcionamiento del sistema inmune, y buscamos cómo conseguirlos rápidamente. Sin negar las propiedades de estos productos, lo que quiero compartir en esta ocasión es que existen otras maneras de crear defensas, de mejorar la respuesta inmunológica, desde nuestro interior.


Cómo funciona el sistema inmune


Convivimos diariamente con millones de microorganismos (parásitos, bacterias, hongos y virus) que tienen la capacidad de comprometer gravemente nuestra salud. El sistema inmune es el encargado de identificar estos patógenos, de poner diferentes barreras a su expansión y de eliminarlos rápidamente. Es la inmunidad innata, la primera línea de defensa del organismo, que nos sirve para sobrevivir a las potenciales infecciones en el día a día.

Consigue un sistema inmune fuerte y equilibrado

Cuando el cuerpo ha estado expuesto a un germen específico, hay otro mecanismo que elabora defensas contra este antígeno. Es la inmunidad adquirida, la encargada de crear anticuerpos para proteger al organismo de la proliferación de estos agentes patógenos.


Las pruebas científicas han demostrado que las emociones y, en concreto, el estrés pueden afectar la respuesta inmune hasta llegar a suprimirla. Si conseguimos potenciar el funcionamiento del sistema inmune, las barreras naturales del organismo serán más efectivas.


Dos frentes psicológicos para mejorar la respuesta inmune


Tenemos dos vías esenciales para incidir en el sistema inmune con recursos psicológicos:


  1. El afrontamiento del estrés generado por la actual situación de crisis generalizada.

  2. Potenciar el funcionamiento del sistema inmune innato.


Fortalecer el sistema inmune


Dejaré por otro post el afrontamiento del estrés para centrarme en la psiconeuroimmunologia. ¿De qué manera la psicología nos puede ayudar a optimizar la respuesta inmunológica?


Seguro que has oído en muchas ocasiones que es la mente la que crea la realidad. Las experiencias del pasado, el tipo de pensamiento predominante, el sistema de creencias, el sentido que damos al que nos sucede, son condicionantes que configuran lo que entendemos por realidad. Esto implica que no existe una realidad objetiva sino que nuestro sentido de la realidad es siempre subjetivo.


¿De qué manera se crea esta realidad individual? Cada pensamiento provoca que el cerebro envíe un mensaje al cuerpo por medio de sustancias químicas. El cuerpo reacciona creando un estado emocional en concordancia con el pensamiento, y este estado emocional genera nuevos pensamientos similares al primero. Es una cadena que se retroalimenta, creando unos circuitos neuronales que se disparan de forma automática e inconsciente, e instaurando patrones de reacción repetitivos.


El miedo y la preocupación te hacen más vulnerable

Si los pensamientos predominantes son de temor, preocupación o enojo, el organismo se ve desbordado por el bombardeo de químicos, que generan una intensa carga emocional negativa, y se vuelve más vulnerable a las enfermedades.


Investigaciones de la Universidad Estatal de Medicina de Ohio han confirmado que las emociones estresantes provocan alteraciones físicas, incluso a escala genética.


No obstante, si la mente ha condicionado unas reacciones físicas y emocionales que provocan desequilibrio y malestar, también puede crear nuevos circuitos que generen bienestar y armonía mediante el pensamiento.


Según el doctor JoeDispenza, bioquímico y profesor de la Universidad de Atlanta, todos los estudios están de acuerdo que un solo pensamiento puede activar el sistema nervioso autónomo (el que se encarga de regular los procesos internos involuntarios) y provocar cambios fisiológicos significativos. Cuando predominan las emociones positivas, se desencadenan cambios físicos que mejoran la salud.


El secreto está en concentrarse en el resultado que deseado. Cuando imaginas un nuevo futuro, cuando te planteas nuevas posibilidades, cuando no te quedas enganchada al patrón de respuesta habitual, el lóbulo frontal del cerebro se enfoca completamente en esta intención, activando las redes neuronales que crean el estado mental necesario para convertir la intención en realidad. Los químicos que el cerebro envía ahora al organismo generan emociones concordantes con el resultado, y los efectos saludables en el cuerpo físico son demostrables.


El cuerpo materializa los pensamientos

En el libro, El placebo eres tú, JoeDispenza explica que, cuando de forma reiterada saneamos nuestros pensamientos y sentimientos, esta curación se manifiesta también en el cuerpo.


Esto puede resultar poco creíble si seguimos manteniendo la creencia de que el cuerpo y la mente son sistemas separados e independientes. Pero todos hemos experimentado en algún momento y, sobre todo en las últimas semanas, algún pensamiento impregnado de angustia, que ha podido provocar que el ritmo cardíaco se acelere, que aparezca una opresión en el pecho o cualquier otro desajuste en nuestro organismo.


Si el circuito funciona creando resultados negativos para la salud, podemos aprovecharlo a la inversa, para condicionar un estado más saludable por medio del cerebro y los pensamientos.


Cambia la mente y fortalece el sistema inmune


Las imágenes que creamos en la mente se materializan en el cuerpo. De hecho, ya hace cuarenta años que en la preparación psicológica de los deportistas de alta competición se usa la práctica imaginada o visualización.


Con la visualización creamos las imágenes de aquello que queremos conseguir. El cerebro no es capaz de distinguir estas imágenes mentales de las que percibimos mediante los sentidos, y responde de forma muy similar a cómo lo haría si se encontrara en la situación imaginada. Es cómo si el cuerpo leyera nuestros pensamientos y reaccionara cómo si fueran reales, incluso cuando no lo son.


Un estudio de la Universidad de Northampton, en el Reino Unido, demostró que con 15 minutos diarios de ejercicio imaginado durante un mes, la fuerza muscular de los participantes se incrementó un 33.9%.


En otro estudio realizado en la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, se comprobó que la visualización contribuye a potenciar la inmunidad.


Si visualizamos que nuestro sistema inmune es fuerte y funciona a la perfección, lo estaremos estimulando para que responda de este modo.


La neurocientífica Candance Pert, candidata a Premio Nobel de Medicina, opina que "el cuerpo puede y tiene que ser curado a través de la mente". Y añade que "la meditación, la visualización o la imaginación guiada son formas de entrar en la conversación interna del organismo, interviniendo conscientemente en sus interacciones bioquímicas".


En aquellos momentos que dejamos de enfocar la atención en el exterior y la llevamos hacia el interior, podemos acceder a estados de conciencia que nos permitan comunicarnos con nuestro sistema inmune y explicarle cómo queremos que funcione.


Te presento una visualización creada para potenciar la respuesta inmunológica de tu organismo. Está inspirada en los trabajos de Stella Maris Maruso, experta en psiconeuroendocrinoinmunologia, y Valerie Hunt, profesora de Ciencias Fisiológicas en la Universidad de California.


Busca un lugar y un momento donde nadie te moleste durante 30 minutos y disfruta de los beneficios de esta poderosa visualización.


Visualización para fortalecer el sistema inmune

Temas relacionados

Cómo actúan las imágenes en nuestro cuerpo

Psiconeuroendrocrinoinmunología

El cerebro: ¿Un registro del pasado o el mapa del futuro? (en inglés)


Si deseas obtener gratis on-line el libro de Joe Dispenza, Deja de ser tú, solicítalo aquí y lo recibirás por correo electrónico.


30 views0 comments

Esther Menéndez

psicòloga col.legiada COPC núm. 5414

Dades de contacte:

Plaça Josep Tarradellas, 9-13 3r - 2a

08340 Vilassar de Mar (Barcelona)

Tlf. 626721123

psicologiaimeditaciodhara@gmail.com

icons8-linkedin-480.png
icon-1562136_1920.png

© 2019 Esther Menéndez